Sunday, 8 July 2007

Sentencia

El viernes llegó la sentencia de divorcio de mis padres. Abracé a mi madre y la felicité. Realmente me alegra, aun cuando es sólo un simbolismo -pues tiene ya 4 años en esto-.

El sábado, sentado junto a Ojos a la mitad de una fiesta -para celebrar el evento- la leí de nuevo, y me llegaron las preguntas. Años tarde:

- ¿Es normal irte, así sin más, luego de 23 años y con dos hijos -uno menor de edad- para ni siquiera intentar acercarte en 4 años?

- ¿Qué tiene que pasarte para hacer eso? ¿una near death experience o algo así? ¿tendré la oportunidad de saberlo?

Y luego fue el miedo...

- ¿Es hereditario? ¿estoy destinado a perder la razón así?

Y entonces me dí cuenta de que sólo me dejó las malditas dudas. Triste herencia.

1 comment:

Marcos Legaspi said...

nadie esta destinado a cometer los mismos errores de otros.

por eso mismo, tu debes ser diferente.